Tan alta como un ciprés


Salir del bache para volver a la familia, a los hijos, al compañero. Con esa referencia marcando el norte, nueve mujeres convierten el trauma de una enfermedad grave en tregua para reflexionar sobre lo que, de ordinario, se pierde el ser humano sin apreciar su valor: recibir la sonrisa de los hijos pequeños por la mañana, disfrutar de la paz silenciosa del bosque en otoño, hacer deporte en familia, empezar otra vez si el amor se acaba... Son mujeres altas en toda la dimensión ética, que regresan a la vida con legítima alegría. Cada uno de los nueve relatos es un testimonio sincero de humanidad. 

Edición de Mayda Anias e ilustración de cubierta de Juan Antonio Piedrahita

Entradas populares de este blog

QUATERNIONES: libro póstumo de Emilio Rodríguez Almeida

El Asturiano de Fernández Ortega

Carta a san Segundo, patrón de Ávila, en su festividad